ignoranciala

Cucurrucucú paloma. {a.k.a} another bite the dust.

Publicación de las Colecciónes de palomas muertas registradas por los artistas:

José Fernando Garrido(Mx.) @jos_mts

Pablo Quiroga(Col.) @palpisoproyecto

Download Publicación: https://drive.google.com/open?id=1HN81JQ0OswkJqiHFl8oA8iLr5YRJHGsf

 

NO ERA AQUÍ / ALEJANDRA JARAMILLO PABA.

La terrible y maravillosa contradicción de “estar ausente”: Cosas que sucedieron, cosas que no, cosas que podrían haber sucedido , sonidos de cosas que digo que sucedieron. Imágenes de cosas que podrían suceder. Casi nunca cosas que están sucediendo. Alejandra Jaramillo Paba

NO ERA AQUÍ / ALEJANDRA JARAMILLO PABA.

1. NUNCA ESTAMOS EN EL LUGAR CORRECTO.

2. CUANDO LLEGAMOS, YA TODO PASÓ.

3. CREER SIN VER.

ignoranciala

las princesas tambien comen. (reggaeton cuisine)

proyecto de cocina, sabor, migración, feminismo, trabajo en restaurantes, el chisme y las ilusiones.

participantes:

Paulina Orellana (cocinera, Mx) @pauuloya 

Cindy San (diseñadora, repostera, Mx) @mab_ga

Alejandra Ferrer (joyera, cocinera, Col) @alejandraferrerescobar

NO AZARA 

Selección hecha tomando como partida la sonoridad musical de medellin, de los cafes, las casas, los bares, las emisoras de radio, acentos, ruidos, conversaciones, no filtro, no moral. 

lugar: Arroz estudio (Lisboa, PT) 

EMPACADO PARA REGALO* #1

*El pichi preguntó algún día: qué es curaduría?.
 alcancé a responder, es algo así como pensar un regalo para alguien.

De: ignoranciala.com

PARA: Sebastián Múnera @suerte_balthazar sebastianmunera.com/

1 : Marcel Broodthaers : Un jardin d'Hiver

2: Miralda: Cenotafios.

EMPACADO PARA REGALO* #2

*El pichi preguntó algún día: qué es curaduría?.
 alcancé a responder, es algo así como pensar un regalo para alguien.

De: ignoranciala.com

PARA: Julián Urrego (mde) @julianurregog 

1 : Ofélia Marques. (Lisboa 1902 - 1952)

.

.

Lo Negro Es Invisible. (Full text .pdf)

.

AQUÍ SÍ SOMOS NEGROS desde el hombro hasta el hambre.
 

.

Es el luto inherente de los hombres del miedo.

Las almas son los templos devastados.

Los velones son velas con ojos derretidos,

las últimas mujeres enterraron sus hijos en guitarras

y llevaron sus velorios al mar.

¡Qué no se piense nunca que terminó la guerra!

Tanto remiendo al fuego debilita la vida.

Lo que se quiere es sangre que anochezca la carne,
que los niños aprendan que el cuchillo esconde

la imagen del niño asesinado.

Antes de que los sueños remolquen a la noche,

 colgaremos collares de ajo en los portones,

 comenzarán las fiestas patronales del pueblo,

la soledad tendrá sus hospitales

y amolaremos los colmillos del Ángel.

Tenemos todo el tiempo de las olas de paz.

Nuestros soldados viran sus relojes de arena

en los nuevos lugares de la desolación.

Es Martes cada vez que la invasión aborta sus cadáveres.

Habitualmente somos. Sé que somos.

Arquitectos perfectos del pasado.

La cena sirve siempre los crepúsculos.

Los uniformes siempre almidonados.

Inevitablemente se enmohecen los fusiles.

Y siempre habrá café con pan para los héroes.

Manuel Ramos Otero (Manatí, 1948-San Juan, 1990)

Este texto está dividido en tres momentos, todos cortos.

El primero sobre mis recuerdos de las conversaciones previas que tuvimos Eli y yo. El segundo sobre la acción, y el tercero sobre la sopa de información que Eli me compartió de su investigación.

El hilo conductor va a ser la sensación de que algo está faltando, de que algo está pendiente, este sentimiento es el que predomina porque en un primer momento los encuentros con Eli siempre se quedaron cortos, quedamos con ganas de hacer más cosas juntas, de seguir conversando, pero el tiempo fue corto y apretado y bonito.

Pt1

Como cosa rara yo estaba nerviosa porque iba a sentarme a hablar con alguien, la sorpresa fue que el alguien también estaba nerviosa por sentarse a conversar conmigo.

Tambores Negros hace parte de The Reading Room, es el numero 4, proyecto que Eli viene haciendo hace unos cuantos años donde propone lecturas colectivas. En este caso, la revisión de lecturas estaba relacionada con formas de tocar el tambor en comunidades africanas e indigenas en épocas coloniales. Tema de interés de ella por la relación que tiene con esto su familia: Su papá es cartagenero, y algo de esos ritmos ella intuye que lleva por dentro.

Nos sentamos a conversar y pasó esa cosa fantástica que es estar conversando con alguien y darnos cuenta que estamos en la misma aunque estemos en otra. Conversamos sobre tomar té con mujeres fantásticas en nuestras vidas, de hacer cosas en internet, de tener una fotocopiadora.

Eli fue muy insistente en que lo que iba a suceder el día de la acción no era un proceso terminado sino todo lo contrario: el inicio de un proyecto. La investigación es ambiciosa, el solo planteamiento temático es una puerta enorme a la que somos ajenas y apenas podemos tocar. Conversamos de como los proyectos son excusas para darnos el permiso para hacer preguntas o lecturas o visitas a cosas de las que queremos aprender, o que nos gustan, o que creemos que nos gustan. (Escribí inicialmente aprender más, pero en realidad la mayoría de veces es aprender a secas, porque no sabemos mucho antes de).

Conversamos sobre la profesión y el nombrarse a uno mismo de una forma o de otra ¿con qué necesidad?

La timidez fue otra cosa que salió a la luz, de parte y parte, es bonito que Eli de alguna forma sea un persona tímida pero después este sentada al frente de una batería, que nos haga sentar a todos en un sitio oscuro, algunos en el suelo, y la estemos mirando hipnotizados mientras toca el tambor.

En este momento ella no había podido entrar a visitar el archivo sobre el cual iba a realizar la investigación, así que estuvimos especulando, en ese momento, como ahora, yo no me

sacaba de la cabeza La Voragine.

En nuestra especulación concluimos que qué maravilla es sentarse a leer con amigos, o sentarse a contarle a los amigos lo que uno esta leyendo.

Especulamos sobre las formas del discurso y de la palabra, con lo que iba a encontrarse en el archivo, el significado primigenio de los tambores y su uso como medio de comunicación, no de disfrute o fiesta o celebración (que también) sino como una especie de objeto que hacía llamados. Especulamos sobre la muerte.

Pt 2

Armas, herramientas. Golpes, luz. Lo negro es invisible.

Un llamado, un ritual de iniciación. Una bienvenida y al mismo tiempo una despedida: un encuentro fugaz.

Un cacerolazo de calentamiento. Viva el paro nacional. Un cacerolazo con amigos antes de empezar.

Cuando nos sentamos a conversar fue un par de semanas antes del 21N, creo que no había sido convocado aún el Paro Nacional, y conversamos un rato largo sobre el descontento que sentíamos, cosas que ella sentía desde la distancia al leer noticias sobre el país y cosas que yo sentía estando acá, como la aparente indiferencia. Hablamos sobre el miedo. Imaginamos la ciudad en llamas.

La cita para la acción era un día después del día después del convocado Paro Nacional, 23N. Nos habíamos encontrado fugazmente en la marcha, nos saludamos y nos dimos un abrazo feliz, con la sangre calientita antes de empezar el recorrido, nos recordamos la cita del viernes.

Eli como preparación para la pieza estuvo haciendo experimentos con un par de amigos suyos para lograr que al tocar el tambor de cierta forma, con un pedal en la pantalla cambiara la palabra. Algo así. Un montaje híbrido que juntaba el tambor al computador y el pedal a las palabras. Eli cayó una noche a Lengua Negra y entre todos hicimos pruebas con el proyector, escogimos le mejor pared para proyectar, en el patio de la entrada, debajo de un árbol/maleza.

La acción consistía en Eliana frente a un par de tambores, un pedal y un computador. Palabras blancas sobre fondo negro: Notas mentales, comunidades negras, constitución, derechos, 1991, las notad de una conferencia de Nina Friedemann cuya voz era amplificada con un amplificador de contacto que se activaba cada vez que tocaba la piel del tambor amplificando la voz de Nina. En los textos que aparecían habían un par de instrucciones que se daba Eliana a sí misma: ahueca las manos, yo a leerlas lo hago también, y me atrevo a decir que varios lo hacemos en aquel momento. Afloja los dedos.

Una serie de palabras que si se leen en voz alta proponen otro ritmo: nkumbi, redondo, pujado, llamador, cruzado, corrido. Eli toca el tambor, lento. En mi cabeza iba a ser muy rápido, como invocando demonios, pero era lento, además ¿de donde saco la idea que la invocación de demonios debe ser veloz?. Hay tiempo de leer, de escuchar las palabras que la voz de Nina aveces leía. Hay tiempo para mirar las hojas del árbol reflejadas en el muro, los pies de Eli, la cara de las otras personas que están sentadas allí, de mirarme mis propias manos ahuecadas.

Eramos un grupo no muy grande de personas, apenas para el espacio disponible alrededor de los tambores al frente de la imagen. Amigos.

Timba, mayor, repicador, cununu, mina. Curveta, huéhuetl, macho, hembra.

La acción era una especie de invitación. Un calentamiento, un abrebocas, una lluvia de ideas. Fue corta y sin problema Eli nos podría haber mantenido ahí quizás un par de horas,

hipnotizados, con ls cacerolas retumbándonos en los oídos, con las voz de Nina interrumpiendo los golpes.

Pt 3

La carpeta que me compartió Eli se compone de de imágenes de fotos de libros y cuadernillos sacados del archivo de la Universidad Nacional.

Esta tercera parte me ha tomado mucho tiempo porque siendo honesta no he sabido como abordarla, he leído varias veces los textos sin encontrar una forma en la que me sienta cómoda para hablar de ellos. Me siento ajena, como disecando una flor pero sin conocer los nombres de sus partes, observando solo las formas y los colores pero sin la capacidad para siquiera moverlos sin alterar el orden.

He tomado la decisión de simplemente copiar mis notas, porque se me hace un ejercicio un poco más libre de pretensiones y que al mismo tiempo juega con las imágenes y la experiencia que Eli nos propuso, y que se corresponde con el espíritu general de este texto que rodea lo inconcluso, dejando la puerta abierta para continuar.

Miedo llamas velones ojos mujeres entierros muertos tragar palabras cosas cantar bailar el sol Constitución territorio cultura comunidad negro negro derecho tocar palabras
Sombre invisible descendencia
Sombra visible ancestros
Acompañado antes de nacer (todo individuo está)
Orar sin necesidad del templo (exilio)
Los ancestros no se quedaron en Africa
Se movilizan en la muerte del encadenado
Bajo el sol, en la soledad, a la hora de la muerte
Rituales comunión
Culto: supervivencia: solo juntos podemos sobrevivir
Sombra sombra sombra
Tambor que habla
Es la palabra de lo vivos y los difuntos en la presencia del invocado: dualidad sagrada
del invocante
Difunto vivo a
Ayudar en la muerte
Apoyo espiritual// apoyo frico
Dualidad insoluble: vida-muerte
Contexto trascendente de la personsa
Reacción vivos y muertos
VIDA Y MUERTE SON LOS TAMBORES
VIDA Y MUERTE SON LOS CANTOS Y EL BAILE
Movimiento——dialogo
Llorar y danzar
El tambor habla.
Es la palabra de los vivos Lucha por sobrevivir. Conquista de la libertad: La libertad se conquista Expresividad religiosa: objeto=símbolo
El dios de la representación
Libertad absoluta vs libertad relativa
Reconocimiento
Raza No Negro
El sol es la sombra, no sólo el sol 

laignoranciaunplacer@gmail.com

ignoranciala ©